Conversatorio

Recursos Energéticos y Mineros

martes 5 julio 2022 08:30 am
Santo Domingo
Transmisión en vivo

Quebrando las brechas de género en la industria

El cambio se logrará al enseñarles a las niñas y adolescentes que las oportunidades están ahí afuera y que tienen todo el potencial de convertirse en agentes de cambio y trabajar por tener un mundo mejor.

Consolidar el liderazgo de la filial alemana SAP en los mercados del norte de América Latina, fomentando la transformación digital de los clientes y acompañando su evolución hacia la nube, es uno de los objetivos de Marcela Perilla, quien actualmente es presidente de la organización para Colombia, Ecuador, Venezuela, Centroamérica y el Caribe, y tiene bajo su responsabilidad la totalidad de la operación en estos países. 

Con la integración de Marcela, Latinoamérica se convierte para SAP en la primera región del mundo con un liderazgo ejecutivo conducido 100 % por mujeres. Esto va en línea con el objetivo de equidad de género que se ha propuesto la organización, que busca elevar el número de mujeres en cargos directivos.

Entre sus prioridades para la región está el garantizar la continuidad de los negocios en la región y mantener el posicionamiento de la oferta “Rise with SAP”, que se sitúa como una alternativa ideal para las organizaciones que desean avanzar hacia nuevos modelos de negocio en la nube.

Colombiana graduada como Ingeniera de Sistemas y Computación, Marcela cuenta con una Maestría en Administración (MBA) de Empresas de la Universidad de los Andes de Colombia. Ha trabajado en la industria de tecnología durante más de 28 años, impulsando la transformación de medianas y grandes empresas en Latinoamérica.

‘‘Siempre me he sentido motivada cuando tengo la oportunidad de aprender constantemente, los espacios donde hay innovación. Soy Ingeniera de Sistemas, y a lo largo de mi carrera profesional me he desempeñado en una industria de innovación continua y que, ahora más que nunca, está vigente en todos los espacios de nuestra vida con una capacidad transformadora. En otros ámbitos, me ha permitido trabajar en el compromiso con una causa con la que contribuyo desde el espacio profesional ayudando a la incorporación de mujeres en condiciones más equilibradas en la vida laboral’’, expresa. 

Como presidenta de SAP para la Región Norte de América Latina y el Caribe, disfruta poder trabajar con un equipo tan comprometido, con personas que entregan lo mejor para cumplir con los objetivos que se han trazado en una región multicultural como lo es Latinoamérica y el Caribe Norte, que se encuentra en creciente desarrollo y que necesita acelerar el proceso de transformación tecnológica de cientos de organizaciones para impactar positivamente las economías a pequeña y gran escala.

‘‘Y, como mencionaba, desde mi espacio quiero también ayudar a visibilizar con más intencionalidad mi vivencia como mujer en el mundo laboral, pay it forward y ayudar a mujeres a que, a través de la experiencia de otras mujeres, encuentren su propia voz, su espacio en el mundo laboral y su propósito. Este camino se multiplica hacia sus círculos familiares y su comunidad’’, destaca.

En términos de igualdad y barreras a vencer como mujer para alcanzar posiciones importantes en la industria tecnológica, cree que existen varios factores a los que se le atribuye tener una brecha en el ámbito tecnológico: “Por un lado, la historia ha llevado a las mujeres a una tardía vinculación de las mujeres en ámbitos de negocios y otras áreas del conocimiento. A esto se suma un tema cultural, que ha causado al género femenino algunos obstáculos a la hora de incursionar en diferentes sectores de la economía. También debemos hablar de los estereotipos de género, que han traído discriminación en el empleo, mayor carga en las tareas del hogar y en el cuidado familiar, así como la falta de redes de desarrollo”. 

Según expresa, lo anterior afecta de manera importante la visibilidad de la mujer en el sector, pero también muestra el camino que se debe seguir para trabajar en la generación de espacios equitativos para todos.

Marcela considera que al limitar ciertas industrias a un único género se pueden dejar por fuera muchas mentes brillantes que hacen grandes aportes a las organizaciones. El esfuerzo, entonces, debe hacerse desde la primera infancia.

‘‘Entiendo el liderazgo como la práctica de la influencia positiva, muy en línea con un autor que me gusta mucho leer en este tema, Simón Sinek. Y bajo este concepto, no es el ejercicio del trabajo como jefe, es el agregar valor al equipo desde diferentes perspectivas, un líder es tan bueno como el equipo que lo acompaña. Entender las necesidades del equipo y asegurarse que tengan todo lo necesario para sacar adelante su tarea es fundamental, esto sucede en dimensiones diferentes, la personal/humana, la técnica, ayudando a fijar un norte desde lo estratégico, sirviendo a su equipo para agregar el valor, y motivando hacia este objetivo común. Estoy convencida que, de la mano del crecimiento de las empresas, los beneficios para las comunidades se multiplican’’, afirma. 

Un estudio realizado por la agencia española Llorente y Cuenca reveló que las organizaciones con un liderazgo femenino tienden a mostrar mayor preocupación por la sostenibilidad a la hora de comunicar, tanto en los sectores donde tienen más representatividad como en los que son minoría. De igual manera, en estas compañías dirigidas por mujeres se evidencia una notable inquietud por los aspectos de tipo social, en especial lo que se refiere a igualdad, pobreza y educación.

‘‘Si bien no es posible afirmar que los hombres no se preocupen por asuntos asociados a inclusión o sostenibilidad, lo cierto es que hay elementos en la personalidad de las mujeres y en su sensibilidad que nos hacen propensas a tener una voz más interesada en este tipo de temáticas’’, comenta.

Marcela se mantiene actualizada sin importar los cambios y avances constantes que ocurren en el sector, ‘’ es parte de lo que me motiva, el aprendizaje y dedicó un espacio de mi tiempo para poder aprender de muchos temas que me interesan, que son relevantes en mi trabajo y que alimentan mi espíritu. Ahora hay muchas herramientas a la mano para poder hacer de este proceso algo más sencillo, Podcast, TedTalks, además de las fuentes tradicionales como la lectura, la academia y la interacción constante con mi equipo, los clientes, partners y la industria en general.  Todos los días estamos aprendiendo algo nuevo, en las reuniones, en los eventos, incluso en las conversaciones informales con colegas y compañeros de trabajo’’, señala. 

‘‘Cada persona tiene una visión de ver el mundo, la industria y el negocio, entender esto me ha permitido tener un panorama amplio del mundo de la tecnología, además de la pasión que por sí ya siento por esta industria’’, agrega.

Cada vez más las mujeres logran un papel más destacado en el sector de tecnología. La realidad es que la brecha de género en la industria sigue siendo muy grande y queda mucho camino que recorrer.

‘‘Para trabajar en estos desafíos que aún tenemos, debemos continuar trabajando en diferentes espacios para ir reconociendo los sesgos que pueden existir en la industria y cambiando este panorama. Debemos seguir buscando herramientas para lograr la anhelada equidad de género, no solo desarrollando el talento femenino, sino garantizando el involucramiento de los hombres para resolver este problema, porque es un tema que nos impacta a todos como sociedad’’, señala.

En SAP están comprometidos con habilitar programas dedicados específicamente para integrar a más mujeres a la actual economía digital y lograr la inclusión de más mujeres al sector tecnológico, aunque la realidad es que la brecha de género en la industria sigue siendo grande y tenemos un largo camino que recorrer. 

Marcela cuenta que ha sido afortunada, ya que desde pequeña sus posibilidades nunca fueron limitadas por el género fenemino. Sus padres, y en general el entorno, le permitieron entender que las capacidades de un ser humano no dependen del género y que con la educación se abren muchos caminos para decidir sobre el futuro que se quiere construir. 

‘‘Es así que mi invitación a las mujeres que leen este artículo es que tengan confianza en ellas mismas, sobre su camino, que se preparen, la educación es fundamental, que tomen riesgos cuando significan crecimiento, aprendizaje y sobre todo que con pasión por lo que hacen no se olviden que el camino que escojan, es su decisión personal y puede ser ajustada tantas veces como quieran, siempre disfrutando el viaje!’’, destaca.